top of page
  • Foto del escritorGermán Rosete

El liderazgo empresarial y las crisis

La realidad a la que nos enfrentamos en el mundo empresarial en medio de la pandemia ha impulsado una modificación de directrices, hábitos y prácticas que tendrán un impacto incluso después de que se declare el fin de la crisis sanitaria.






En este sentido, me parece que, como líderes empresariales, tenemos una fuerte responsabilidad. Pienso en tres aspectos relevantes:


1. Las dinámicas de trabajo remoto requieren de más confianza en los trabajadores, esto es algo que debe fortalecerse y permanecer para superar los liderazgos autoritarios y así motivar un clima de confianza.


2. La tecnología ha sido una aliada imprescindible. No obstante, son las personas las que cuentan y la hacen funcionar. No se debe perder de vista la utilidad de las capacitaciones y actualizaciones.


3. Como líder, es importante conformar equipos de trabajo profesionales que creen un sentido de pertenencia y valor en los trabajadores. Si bien se ha hecho quizá a distancia, en el regreso a la presencialidad, tendrán que adaptarse a un trabajo más colaborativo que abarque labores más significativas.


Después de todo, las empresas funcionan justamente en la medida en que quienes las conforman hacen su parte y estructuran una organización eficaz.


Un aspecto fundamental de un buen liderazgo es, además, la gestión de las crisis. Con base en mi experiencia y por medio del diálogo con otras personas, considero que las siguientes pautas ayudan en momentos de incertidumbre:


Funciona mejor la aceptación de un problema que su evasión o negación. Para lograr esto con éxito, es importante un buen manejo de las emociones.


Transmitir seguridad es un aspecto primordial. Si bien se reconoce la problemático o el riesgo, se debe dar una imagen de seguridad desde el liderazgo para que todo el equipo se mantenga atento a sus labores.


La comunicación, en sus distintos niveles y según las responsabilidades de cada persona, es un factor que debe cuidarse bastante para lograr los dos puntos anteriores.


Como líder, una mente clara, que atiende razones, maneja bien las emociones y se solidariza con el sentir de los demás ayuda mucho a tomar decisiones y encaminarse a las soluciones pertinentes.


No olvides que todas las empresas, todo negocio e incluso toda persona pueden pasar por un momento de crisis. Hay que anticiparlo: un equipo profesional, bien conformado y que se siente escuchado y considerado, será primordial para ayudarte a navegar en esos momentos y llegar a buen puerto.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page