top of page
  • Foto del escritorGermán Rosete

¿Energías renovables o energías limpias?

Sin duda, entre los grandes temas de la actualidad, uno de los más espinosos es la generación de energía. Todos tenemos claro que es una actividad imprescindible para todo el mundo y, asimismo, sabemos que genera un impacto mayúsculo en el ambiente.





La pregunta entonces ha sido por muchos años, ¿cómo generar energía sin dañar de manera importante al ambiente? Parece que la respuesta más clara está en las alternativas que, durante su proceso y aplicación, contribuyan en menor grado al deterioro del aire, tierra o agua.


A veces, sobre todo en las noticias o conversaciones, he notado que se confunden las energías renovables y las limpias. Es importante entender la diferencia: una energía renovable es aquella que no se agota por sus fuentes, como la solar, eólica, mareomotriz, geotérmica o de biomasa.


Las energías limpias, por su lado, son las que no realizan emisiones dañinas para el ambiente. Puede haber energías renovables y limpias, energías renovables no limpias y más combinaciones.


Para saber si una energía es limpia, debe analizarse su gestión. Solamente así puede evaluarse precisamente si en realidad su impacto es menos dañino y beneficia a la comunidad en donde se instaure.


Por ello, hay que tener cuidado con los términos, ya que seguramente “energía renovable” es sinónimo para muchos de no contaminante. Lo cierto es que no toda energía renovable, por el hecho de serlo, ya no contamina ni provoca perjuicios.


En suma, aunque sea un tema complicado, bien vale la pena informarse sobre la generación de energía si compartimos una preocupación por el mejoramiento del ambiente a nivel mundial.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page